Jesús Herrero, secretario general de la Asociación de Empresas Gestoras de los Transportes Colectivos Urbanos (Atuc): “En nuestro país, el papel del coche tiene un protagonismo excesivo”

“Es necesario aplicar políticas que cambien la forma en la que nos movemos dentro de las ciudades para que éstas sean medioambiental y económicamente más sostenibles”. Así se expresa el secretario general de Atuc en esta entrevista concedida a nuestro blog, en la que valora los retos y objetivos a los que debe hacer frente el transporte colectivo urbano en nuestro país. Para Herrero, además, la industria carrocera es un pilar fundamental para el sector del transporte urbano de las ciudades. En este sentido, considera que nuestra empresa, Grupo Castrosua, da muestras de una gran “profesionalidad” y “vitalidad”

 

Jesús Herrero, secretario general de Atuc
Jesús Herrero, secretario general de Atuc

 

 

1.- ¿Qué es Atuc? ¿Quiénes integran esta asociación y cuáles son sus objetivos?

Atuc es la asociación que reúne a las empresas operadoras de servicios de transporte urbano colectivo de España. Nuestros asociados, públicos y privados, prestan sus servicios en los ámbitos urbano y metropolitano y en nuestra asociación están representados todos los modos de transporte colectivo existentes en nuestro país: autobús, metro, tranvía y ferrocarril.

La mayor parte de las empresas que prestan servicios de transporte urbano colectivo están integradas en Atuc. Más del 95% de los viajes que se realizan en España están ofertados por nuestros asociados. Entre los miembros más importantes destacan la EMT y el Metro de Madrid, TMB de Barcelona, EMT y Metro de Valencia, Tussam de Sevilla o EMT de Málaga. También tienen presencia importantes grupos empresariales como Avanza, Alsa, Ruiz, Vectalia o Moventia. Las principales empresas de ferrocarril metropolitano, como Metrovalencia o Metro Bilbao, también forman parte de Atuc.

Son objetivos de nuestra asociación la defensa de los intereses de las empresas integradas, la diseminación del conocimiento entre sus miembros y, por supuesto, la promoción del transporte público.

 

2.- ¿Cuál es la radiografía del transporte urbano en España en relación a otros países del entorno?

En nuestra opinión y en términos generales la calidad del transporte urbano colectivo en España es muy alta. Tanto en el ámbito de los operadores como en el de proveedores contamos con empresas de primer orden. Muestra de ello es su implantación internacional, en constante crecimiento.

Otro asunto importante es la percepción que el español medio pueda tener sobre el transporte urbano colectivo y sobre todo la necesidad de un cambio en el modelo de movilidad imperante en nuestro país, donde a nuestro entender, el papel del coche todavía tiene un protagonismo excesivo.

 

3.- ¿Cuáles considera que pueden ser las políticas más efectivas para promocionar la utilización del transporte público?

Por una parte, es necesario aplicar políticas que cambien la forma en la que nos movemos dentro de las ciudades para que éstas sean medioambiental y económicamente más sostenibles. Hay que poner al ciudadano en el centro del modelo de movilidad, lo que implica necesariamente el establecimiento de medidas que promocionen los modos de transporte responsables, medidas que desincentiven el uso masivo del vehículo privado como pueden ser las áreas de prioridad residencial o las zonas de estacionamiento regulado.

Por otra parte, en el ámbito de los operadores y las autoridades de movilidad, es imprescindible continuar haciendo del transporte urbano colectivo una verdadera alternativa a las necesidades de los ciudadanos, no pudiendo olvidar que cuanto más competitivo sea, más aceptación tendrá. En este sentido, la velocidad comercial es una variable fundamental, siendo necesarias medidas de priorización del transporte público, como podría ser por ejemplo la prioridad semafórica.

Leer más de Jesús Herrero, secretario general de la Asociación de Empresas Gestoras de los Transportes Colectivos Urbanos (Atuc): “En nuestro país, el papel del coche tiene un protagonismo excesivo”