Los animales en el transporte público

Las empresas de transporte público se encuentran a menudo con pasajeros que desconocen si pueden viajar o no con sus mascotas. Por la comodidad de los viajeros y, sobre todo, por el bienestar del propio animal, existe una normativa que cumplir para los desplazamientos con mascotas en autobuses, trenes y metro. Veamos a fondo qué requisitos debemos cumplir para viajar con animales en el transporte público.

¿Qué tipo de animales pueden viajar en el transporte público?

En el transporte público pueden viajar diferentes animales de compañía siempre que los desplazamientos se produzcan en condiciones de seguridad y sin molestar al resto de pasajeros. Para conseguir esto, en algunos medios de transporte solo se permite viajar con animales de pequeño tamaño e incluso puede ordenarse que vayan dentro de un transportín.

Las normas varían entre un medio de transporte y otro, además de que también pueden darse pequeñas diferencias entre comunidades autónomas. Asimismo, algunas empresas de transporte piden al propietario un pequeño suplemento por el traslado del animal mientras que otras prestan este servicio gratuitamente.

Por supuesto, la normativa es diferente si se trata de un desplazamiento con un perro guía. Los perros para invidentes o de asistencia tienen permitida la entrada (gratuita) en cualquier vehículo, tan solo deben contar con la acreditación pertinente. Aunque sólo tienen que llevar asientos reservados para personas de movilidad reducida los vehículos clase I, clase II y clase A. Los vehículos clase B y clase III es opcional, por lo que no tienen porque tener sitio para el perro lazarillo.

Estos son los requisitos que debes considerar si deseas moverte en transporte público con tu mascota:

Si viajas en autobús urbano…

Con el paso de los años, los fabricantes y diseñadores de autobuses hemos aumentado la importancia que damos a la amplitud y espacio interior de un autobús. Las carrocerías Castrosua son personalizables y esto permite a la empresa de transporte seleccionar una u otra extensión y configurar la cabina de pasajeros con un número de butacas determinado; así, el transporte gana en comodidad y en accesibilidad. A pesar de esto, el interior de un autobús no suele ser tan amplio como el de un tren, así que, en el bus urbano, solo podremos viajar con mascotas de la siguiente manera:

  •  Los viajes con animales domésticos están permitidos cuando estos pesan menos de 10 kilogramos. El animal debe ir en un transportín homologado, con cierre seguro y acondicionado con un fondo impermeable e inoloro. El propietario tiene que estar pendiente de la mascota durante todo el trayecto para evitar que esta resulte una molestia para el resto de viajeros.
  • Como ya indicamos, la normativa para animales en el transporte público es distinta cuando se trata de un perro guía. Los perros guía podrán viajar siempre en el autobús urbano independientemente de cuál sea su peso. Deben permanecer atados y en compañía de su propietario. A su vez, este debería viajar con la documentación oficial acreditativa del animal por si en algún momento se la solicitan.
  • Esta es la normativa para los viajes en bus urbano, pero las circunstancias cambian si nos movemos en un autobús interurbano.

Viajes con mascotas en interurbanos

En los desplazamientos con mascotas en un autobús interurbano o autocar rige la normativa que detallamos a continuación; no obstante, las compañías tienen cierto margen para establecer sus propias condiciones en cuanto al número de mascotas permitido por persona o en relación al precio que se paga por cada una de ellas:

  • En el bus interurbano, el pasajero solo puede desplazarse con mascotas de hasta 10 kilogramos de peso. Además, el animal no viajará con él en cabina sino que lo hará en bodega. Para ello, la mascota debe ir en un transportín rígido, con cierre seguro y un fondo impermeable por si vomita o realiza sus deposiciones. El viajero tiene derecho a comprobar, antes de que comience el viaje, que el animal no está apretado y tiene una temperatura agradable. El mismo viajero se encargará del embarque y desembarque de su mascota; es fundamental que el propietario del animal valore si su mascota irá tranquila en el autobús para evitar que el viaje le resulte una experiencia demasiado incómoda.
  • El propietario debe comentar a la compañía su intención de moverse con una mascota. La empresa le informará sobre el número máximo de mascotas permitido y sobre si su transporte tiene o no algún coste (a veces, un porcentaje del precio normal de un billete).
  • Los perros guía o de asistencia pueden viajar en el autobús interurbano sin coste adicional y lo harán en el pasillo central de la cabina de pasajeros, acompañando a su dueño. El propietario debe mantener a su perro atado y controlado en todo momento.

Animales en el transporte público subterráneo o metro

En algunas ciudades, las personas pueden elegir entre dos alternativas para su transporte diario: el bus urbano o el ferrocarril metropolitano. Ambas opciones son más saludables para el medio ambiente que usar el vehículo privado y favorecen esa movilidad ecosostenible por la que apuesta Castrosua.

En las ciudades con servicio de metro también hay una serie de normas para aquellos que viajen con sus mascotas. Esta normativa puede experimentar variaciones en cada localidad. Por ejemplo:

  • El metro de Madrid permite viajar con pequeños animales domésticos transportados en receptáculos idóneos y permite viajar con perros, independientemente de su tamaño y siempre y cuando vayan atados y con bozal. Solo se permite un perro por pasajero y este deberá tener un microchip de identificación y estar inscrito en el registro municipal. Los perros deben ocupar el último coche de cada tren y no pueden viajar en las horas punta: de lunes a viernes, su entrada está permitida durante todo el horario de servicio excepto de 7:30 a 9:30 horas, de 14 a 16 horas y de 18 a 20 horas. Durante los meses de julio y agosto, todos los fines de semana del año y en festivos, no hay restricciones de horario para viajar con perro en el metro de Madrid. Para los perros guía o de asistencia personal especial no existen estas limitaciones de horario.
  •  En Barcelona, la segunda ciudad española en número de habitantes, también están permitidos los desplazamientos en metro con perros o con pequeños animales metidos en un transportín. Solo está permitido un perro por pasajero y debe ir con correa y bozal. Los perros (que no son perros guía o asistenciales) pueden viajar en metro todos los días laborables excepto de 7 a 9.30 horas y de 17 a 19 horas. Las restricciones horarias desaparecen para ellos los sábados, los días festivos y durante el verano.

Siempre que resulte posible será fantástico que el pasajero y su mascota se muevan por la ciudad en autobús urbano o en metro, reduciendo así la huella de carbono de sus desplazamientos.

Normativa para los desplazamientos con mascota en un tren

¿Y qué pasa si un día pretendemos viajar con nuestra mascota en tren? Los requisitos para viajar con animales en este medio de transporte son distintos dependiendo de si utilizamos el servicio de un tren de cercanías, un tren de media distancia o un tren de alta velocidad.

  • En los trenes de cercanías pueden entrar animales domésticos como perros, gatos y aves sin límite de peso y sujetos con una correa (sin obligatoriedad de usar un transportín). Los perros deberán llevar un bozal. Solo se permite una mascota por persona y no necesita billete. Los perros guía o de asistencia viajan sin ninguna limitación. </li>
  • En trenes Ave, Larga Distancia, Avant y Media Distancia existen, en cambio, otras restricciones, aunque no para los perros guía o asistenciales, que viajan gratis y no están sujetos a limitaciones de peso. Por el contrario, cada pasajero solo tendrá derecho a desplazarse con una mascota, que debe ser un perro, gato, hurón o ave de no más de 10 kilogramos. Los animales irán dentro de una jaula o transportín y habrá que pagar por ellos un billete especial para mascotas (sin ocupar plaza).

¿Qué opinas sobre estas normas para viajar con animales en el transporte público? En los últimos años, España ha hecho algunos progresos pensando en los propietarios de animales; es necesario atraer a cada vez más personas al transporte público y revertir así los efectos del cambio climático. Para muchos pasajeros es importante poder desplazarse con sus mascotas y en Castrosua estamos pendientes de sus opiniones y demandas. ¿Crees que en España llegaremos a tener ciudades como Ámsterdam, Berlín, Estocolmo o Londres, donde las mascotas acceden a los autobuses urbanos sin límite de peso? ¿Consideras que la sociedad española está preparada para un transporte público más pet friendly? ¡Os leemos en los comentarios!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *