La segunda vida de un Pegaso Comet

Rescatamos una historia que llegó a muchos corazones de nuestros Castroseguidores y no podía faltar en nuestro blog: la restauración de un precioso Pegaso Comet por Avelino Garrido, que también nos cuenta la historia del “chato”, construido por su bisabuelo en los años 50.

Un histórico restaurado: Pegaso Comet 5061/DR

En 1898 se fundó en Cuntis la empresa Garrido, que daba servicio entre Cuntis y Pontevedra pasando por Moraña con carruajes de caballos. Años después, la compañía seguía haciendo la misma ruta pero con un Pegaso Comet 5061/DR motor delantero con carrocería Arosa. En 1996 la empresa dejó de estar en activo y el histórico autobús dejó de hacer ese trayecto.

En 1975, en la factoría de Santiago, esta reliquia fue adquirida por un hombre y ha sido su nieto, Avelino Garrido, quien lo terminó de restaurar en 2019. El autobús consta de 43 plazas y plataforma y todavía conserva grupo, diferencial, freno eléctrico y transmisión de fábrica.

El morañés Avelino Garrido, puede decir que ha restaurado una carrocería histórica que aún hoy conserva la identificación del modelo en una placa original en la tapa de los fusibles. 

Una tradición familiar: la carrocería “chato”

Avelino también nos envió fotografías de un autobús carrozado en los años 50 en Castro Caride, en Vilagarcía, por su bisabuelo, Avelino Garrido Costoya. Aún hoy, nuestro amigo Avelino conserva un cristal que tiene la publicidad de la carrocera.

Con marca 3.H.C-COMMER, fue matriculado en el 55 en madera, con 32 plazas sentadas + 10 en imperial, distribuidas en Berlina (1º clase), Interior (2º clase), Imperial  (3º clase), o Pescante nombre que se le daba en las empresas donde había tradición de transporte en diligencias a los viajeros que iban en la baca. 

Las plazas se distribuían en butacas acolchadas y transportines, cortinas, ventanas abatibles, puertas manuales y barras de sujeción interior. Estaba rotulado en los laterales, con las letras Empresa Garrido y en la visera frontal, con el itinerario que realizaba. También en menor tamaño las letras de Correos, ya que transportaba la correspondencia entre estos lugares. El autobús tenía un chasis ruso 3.H.C número 1R-3239-5, comprado a la Junta Liquidadora del Material del Automóvil en Madrid en 1954 por 74.551 pesetas. Su motor, británico, era de la marca COMMER con la numeración 204711 de 6 CIL y 24 HP, ensamblado en Pontevedra. 

La carrocería fue apodada como “chato”, ya que, hasta entonces, los motores no iban en el interior de la carrocería, y por lo tanto, no iba en la parte exterior delantera del vehículo. Esta era una novedad de la época para el aprovechamiento del habitáculo, que no todos hacían.

Avelino nos cuenta que cuando su padre era pequeño, al ser tan extraño, recuerda a la gente decir: “o coche de Gharrido non ten motor”

Hizo muchos servicios regulares, discrecionales y kilómetros para la época de los años 50 y 60…

Sin duda alguna, esta historia familiar sobre la herencia de la tradición de carrocerías y empresas de autobuses merecía ser compartida en Castrosua, ya que muestra una parte muy bonita de la tradición del sector. Muchas gracias a Avelino por compartir con nosotros este precioso relato.

 

Un comentario en “La segunda vida de un Pegaso Comet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *