La evolución publicitaria de Grupo Castrosua (Parte I)

La publicidad es un arma poderosísima con la que contamos las empresas para posicionarnos en las mentes de nuestros prescriptores, clientes (también potenciales) y grupos de interés. A través de estrategias promocionales las marcas mostramos nuestra personalidad, nos asociamos a una serie de atributos a los que queremos que se nos ligue y, en definitiva, hablamos al mundo.

En Grupo Castrosua hemos ido manteniendo una constante actividad en este ámbito. A lo largo de los años, hemos puesto en marcha campañas determinadas tanto corporativas como de producto (es decir, ligadas a lanzamientos concretos) además, lógicamente, de mantener una constante actividad informativa especialmente dirigida a los medios sectoriales.

A través de nuestras campañas publicitarias también hemos querido ensalzar diferentes aspectos relacionados con nuestras políticas de responsabilidad social corporativa plasmando, por ejemplo, nuestro interés por promocionar la práctica deportiva ligada al mar, en concreto la vela. Pioneros en las regatas “Solitario y a dos” en Galicia. De hecho, llegamos a esponsorizar durante años esta disciplina que reunía a los mejores veleros nacionales, y con el reconocimiento de la Federación Gallega de vela esta regata alcanzó gran prestigio y consiguió ser una prueba puntuable para los circuitos nacionales; y todo lo que evoca ese deporte la inspiración para nuestras campañas por tener valores comunes.

A través de este post, queremos centrarnos especialmente en detallar singularidades de las diferentes campañas que desde Grupo Castrosua hemos lanzado en lo que va de milenio y en mostraros cómo ha ido evolucionando nuestra estrategia publicitaria. En esta primera entrega vamos a focalizarnos en mostraros las campañas que la marca Carsa desarrolló entre los años 1999 y 2008. Comenzaba la andadura de CARSA como una empresa del Grupo CASTROSUA y lo comenzaba con fabricación en serie de urbanos con chasis Scania.

Precisamente, hasta 2008, Castrosua y Carsa -dos de las principales empresas que conforman nuestro grupo- realizaban acciones separadas en cuanto a estrategia publicitaria.

De 1999 data el primero de los anuncios que analizamos en este post. En él, vemos cómo se enfatizaba a través de una creatividad que ponía en valor la capacidad productiva de Carsa desde una perspectiva donde se querían resaltar atributos, entre ellos especialización, diseño, garantía, fiabilidad o modularidad.

A comienzos del milenio, en el año 2000, Carsa apostaba por replicar en su anuncio el juego de palabras “en serie/en serio”, que ya había propuesto el año anterior,  para hacer hincapié en intensa y rigurosa producción de carrocerías en sus instalaciones basados en los mismos parámetros de calidad ya reconocidos por el mercado a través de Castrosua. Lo hacía con una creatividad sencilla que mostraba una imagen de la parte frontal inferior izquierda de un autobús amarillo.

En el bienio siguiente, 2001-2002, Carsa asociaba su marca a la vela, una disciplina a la que nuestro grupo, como hemos mencionado, ha estado íntimamente ligada. Con el eslogan Navegando hacia el futuro, que seguía incorporando la coletilla “en serio”, los veleros eran los dueños absolutos de la imagen que se completaba, en su parte, inferior con la foto de un autobús.

El claim Fabricación de carrocerías en serio siguió centrando la estrategia publicitaria de Carsa entre 2002 y 2003, esta vez con una gráfica mucho más sofisticada que ponía especialmente en valor el naming de la empresa.

Sin abandonar el eslogan anterior, aunque dejándolo en un segundo plano, la campaña de Carsa en el bienio 2004-2005 promovía una idea más desarrollada como eje principal de la misma bajo el claim Imagínate el futuro y saliendo de los parámetros habituales de imágenes de carrocería como epicentro de la campaña , algo poco habitual en aquellos años.

La siguiente campaña, Somos jóvenes, pero nuestras raíces son profundas fue el lema escogido para la siguiente campaña donde se ponía en valor que a pesar de que Carsa como tal se creó a mediados de los 90, ya teníamos experiencia de carrozar autobuses con anterioridad en ese lugar, en este post podéis recordar nuestra historia. Esta campaña, seguía incorporando, también a menor tamaño, la mítica frase Fabricación de carrocerías en serio.

Ya en el año 2008, el último en que Carsa realiza una estrategia publicitaria de forma individualizada para pasar a partir del 2009 a hacerla compartida con Castrosua, el eslogan principal del bienio anterior se mantiene, como podemos observar en la imagen, pero esta vez se prescindió de la consigna que había protagonizado todas las campañas anteriores de Carsa y que jugaba con las palabras “serie” y “serio”.

Estas dos últimas campañas, están realizadas sobre fotos realizadas por Eduardo J. Castro Rodríguez que durante años acompañó en la publicidad de las compañías.

¿Qué os parecen las diferentes campañas puestas en marcha desde Carsa en la primera década de este siglo? ¿Cuál recordáis con más cariño? ¡Contadnos vuestras impresiones y, sobre todo, estad atentos a nuestro blog para la siguiente entrega de este relato acerca de nuestra evolución publicitaria!

 

Conducción profesional y relevo generacional, una ecuación que debe resolverse

La falta de perfiles para cubrir puestos de trabajo en la conducción profesional es ya una realidad que cada vez preocupa más al sector. Garantizar la viabilidad de la profesión es fundamental para que tanto el transporte de viajeros por carretera, como el de mercancías, tengan su futuro asegurado. El segundo puso de manifiesto su relevancia durante la pandemia, al ser declarado servicio esencial, y el primero es básico para garantizar la movilidad y la competitividad del país.

Son muchas las empresas del sector del transporte de viajeros por carretera, que gestionan flotas de autobuses y autocares, que se enfrentan al desafío del relevo generacional. Y, nosotros desde Grupo Castrosua, como compañía orientada a ofrecer soluciones de transporte a estas firmas compartimos su preocupación.

Media de edad

Según datos de la Asociación Nacional de Transportes en Autocares (ANETRA), la media de edad de los conductores de autobús en España de 49 años. Con muchos de ellos a punto de jubilarse, se percibe una tendencia y es la de la falta de interés de las nuevas generaciones por incorporarse a esta profesión.

Muchas comunidades autónomas, conscientes de esta situación, han lanzado medidas específicas para favorecer la incorporación de jóvenes al sector. Así, por ejemplo, a finales del año pasado el Govern balear destinó un millón de euros a articular iniciativas para la formación de nuevos conductores, una decisión que fue aplaudida por la Asamblea del Servicio Discrecional de Viajeros y Autocares Turísticos celebrada en la sede la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (CAEB).

No es la única autonomía española que ha lanzado ayudas para esta finalidad. Comunidades como la gallega, la cántabra o la riojana han activado medidas similares. La Xunta de Galicia, por ejemplo, es uno de los órganos autonómicos más activos en esta línea de subvenciones. La última convocatoria, que se cerró en octubre del año pasado con un presupuesto de más de 760.000 euros, habilitó ayudas de hasta 1.300 euros para aquellas personas interesadas en obtener el carnet D, de autobús.

Requisitos para poder conducir un autobús en España

Pero, ¿cuáles son los requisitos que se necesitan para poder manejar un autobús o autocar en España?. Mucha gente cree que es suficiente con obtener el permiso de conducir tipo D.

Sin embargo, desde Grupo Castrosua queremos aclararos que también se necesita el cumplimento de otros requerimientos para poder sentarse al frente del volante de un vehículo de este tipo.

Obtener el carnet D es la primera y más fundamental de las premisas. Autoriza a manejar vehículos de más de ocho plazas, además del conductor. Aquellos que quieran conseguirlo han de tener primero en su poder el permiso de conducción tipo B con una antigüedad superior a cinco años.

Además, para conseguir el permiso D hay que tener 23 años cumplidos y superar tres exámenes: uno de carácter teórico y dos de tipo práctico. (La ley rebaja en dos años la edad  -21 años cumplidos- para aquellos que obtengan el carnet D realizando la modalidad de cualificación inicial acelerada y quieran dedicarse al transporte de viajeros en servicios regulares, cuyo trayecto no supere los 50 km).

Autobuses sin pasajeros

La legislación en nuestro país -el Real Decreto del Reglamento General de Conductores de 2009- también establece que dentro del territorio nacional se podrán conducir autobuses, con 18 años en caso de que los vehículos no tengan pasajeros. Hay que destacar, por otra parte, que el permiso D1 permite conducir automóviles diseñados y construidos para el transporte de no más de 16 pasajeros además del conductor y cuya longitud no exceda de ocho metros.

La vigencia del permiso D es de un lustro hasta los 65 años edad o de tres años a partir de entonces. La duración de este tipo de permiso o licencias de conducción se puede reducir si el titular padece alguna enfermedad o deficiencia.

CAP

También es imprescindible contar con del denominado Certificado de Aptitud Profesional (CAP), un requisito que se impuso 2008. Es posible obtener el CAP realizando un curso en alguno de los centros homologados que existen en el país para esta finalidad. Este curso tiene una duración inicial de 130 horas teóricas y 10 prácticas.

Junto a esto, cada lustro, los conductores tienen que actualizarse. Es decir, es obligatoria la formación continua y la ley impone cursos de reciclaje de 35 horas cada cinco años.

Los condicionantes no acaban aquí. Conducir un autobús escolar conlleva, también, que los conductores no tengan antecedentes en cuanto a delitos sexuales y para acreditarlo han de presentar un certificado, en el que conste esta premisa, expedido por el Ministerio de Justicia.

Un sector vivo y dinámico

Si has llegado hasta aquí y tienes interés en incorporarte como profesional al sector del transporte de viajeros por carretera, en calidad de conductor, infórmate de todas las ayudas que hay disponibles en tu comunidad para incentivar tu vocación. Desde Grupo Castrosua te animamos a hacerlo y a contribuir con tu trabajo a que este sector siga manteniéndose vivo y dinámico, pues es fundamental para el devenir de nuestro país.

Pero no solo las administraciones públicas tienen en marcha ayudas para favorecer la incorporación al sector del transporte de viajeros por carretera de conductores profesionales. Diferentes empresas también han puesto en marcha medidas en esta dirección.

Uno de los ejemplos más destacables es el de Alsa, que ofrece cursos gratuitos en diferentes puntos de España para personas que estén en paro y quieran orientar su profesión a este sector, con la particularidad de que los que realizan los cursos tienen opciones de acceder a empleos en la compañía. Una de las últimas ciudades en las que Alsa ha puesto en marcha esta iniciativa ha sido en la de Gijón.

¿Crees que son suficientes las medidas existentes para incentivar la conducción profesional en España? ¿Cuáles propondrías? ¡Comparte con nosotros tus propuestas y comentarios al respecto!

 

 

Inés López Martel: “La escucha activa es una de las fortalezas más evidentes de Grupo Castrosua”

Cuatro meses después de incorporarse como gerente a Insular Carrocera S.A., la empresa de nuestro Grupo con sede en Canarias, Inés López Martel nos concede esta entrevista para nuestro blog corporativo en la que aborda los retos de futuro y desafíos de la compañía. Entre ellos, cita principalmente, el de hacer frente al relevo generacional. “Un reto que se ve agudizado por la situación de un sector en el que las nuevas generaciones se resisten a entrar”, precisa. 

Cuatro meses después de incorporarse como gerente a Insular Carrocera S.A., la empresa de nuestro Grupo con sede en Canarias, Inés López Martel nos concede esta entrevista en la que aborda los retos de futuro y desafíos de la compañía. Entre ellos, cita principalmente, el de hacer frente al relevo generacional. “Un reto que se ve agudizado por la situación de un sector en el que las nuevas generaciones se resisten a entrar”, precisa.

¿Cuál ha sido tu impresión del grupo desde que te uniste como gerente el pasado marzo?

La impresión ha sido muy positiva. Estoy muy contenta con la acogida tanto de los compañeros de Insucar como con el equipo de responsables y directivos de la empresa matriz, además por supuesto de la acogida de la propiedad.
El proceso de bienvenida, junto a Beatriz y Juan Luis, ha sido muy fácil.
Además, desde el inicio y durante tres meses pude contar con la inestimable presencia de Pedro Juan Boix, lo que me ha permitido asimilar toda la información necesaria del sector, permitiendo así una transición ordenada y cordial que me ha facilitado muchísimo la incorporación.

Sin ninguna duda, está siendo muy gratificante trabajar con los diferentes miembros del equipo directivo y compañeros del Grupo de una manera tan cercana. Se ha hecho todo muy fácil.

 

¿Qué aspectos destacarías como fortalezas y en qué áreas crees que podríamos mejorar?

En general, la escucha activa es una de las fortalezas más evidentes de Grupo Castrosua. La facilidad e interés que he percibido a la hora de poder exponer opiniones, planteamientos, necesidades, e ideas que podrían ser de ayuda en una mejor gestión y obtención de resultados, es una de las fortalezas más evidentes del Grupo. Creo que los negocios exitosos son precisamente aquellos capaces de gestionar bien este proceso.

Y en cuanto a mejora, nada que añadir de momento, si creo que se debe seguir la actual línea empresarial y seguir esforzándonos en no descuidar y mantener una escucha activa hacia el cliente, hacia el mercado y hacia nuestro sector es fundamental. También lo es escuchar la evolución de otros sectores para analizar sus necesidades y focalizar el negocio y los esfuerzos para poder dar una respuesta profesional y eficaz a los clientes.

Todo esto lo digo con la total humildad de una persona que acaba de aterrizar en este sector empresarial pero, por mis años de experiencia profesional en otros sectores, Sí puedo comentar que teniendo en cuenta el momento histórico del que venimos, recordemos el terrible daño que infringió la pandemia al tejido empresarial y del momento tan convulso y de inestabilidad global que nos encontramos actualmente, creo que se está realizando un gran esfuerzo tanto a nivel personal como profesional para paliar las consecuencias de toda esa realidad, lo cual es digno de admirar.

 

¿Sientes el apoyo de la matriz?¿Está siendo fácil el inicio?

Sí, me siento muy arropada por todo el equipo en general y el de dirección en particular. Con Beatriz, la CEO, por ejemplo, tenemos reuniones quincenales en las que estamos alineando las estrategias del Grupo con las de Insucar.

Desde luego, este inicio no está siendo nada complicado para mí. Lo difícil vendrá después, cuando avancemos con todo. Fíjate que vengo de otro sector del mundo industrial, además fuera del motor y de la carrocería, pero no tengo miedo al aprendizaje y estoy viviendo un proceso muy ilusionante.

 

¿Los objetivos del Grupo están presentes en tu visión operativa?

Sin duda. Es cierto que somos un taller de servicios y no una fábrica, pero intentamos mantener intacta la visión del Grupo de mantener al cliente en nuestro centro de atención para buscar las mejores maneras de “mimarlo”. En este sentido, la alineación es total con nuestra visión operativa.

 

 ¿Cómo crees que tu experiencia anterior te ayudará en tu rol actual?

Anteriormente, ocupé puestos de gerencia y de dirección comercial. Dos roles diferentes que, sin ninguna duda, me permitirán adaptar y poner en práctica todo lo aprendido en esta nueva etapa.

Por una parte, como gerente de una pequeña fábrica, aprendí a trabajar con una perspectiva de prevención y mantenimiento. Esta experiencia me va a permitir aplicar procedimientos que vayan enfocados al ámbito de la prevención, es decir focalizarnos más en lo preventivo y no tanto en lo correctivo. Es decir, generar metodologías de trabajo más planificadas para ser más estructurados y minimizar los problemas antes de que aparezcan.

También he sido Directora Comercial, un rol en el que siempre me he sentido muy cómoda. Además, la relación con los clientes la entiendo como el eje del que parten en muchas ocasiones las ideas de negocio, de crecimiento y de mejora continua, con lo que es una de las tareas que mejor estoy siendo capaz de acometer y que está muy vinculada a la vocación de servicio del Grupo. Creo firmemente que el cliente debe estar siempre en el objetivo central de la organización y debemos escucharlo de manera activa y continuada. Debemos buscar continuamente qué servicios podemos ofrecer para seguir ayudándole en su crecimiento y expansión.

 

En el modelo de negocio de Insular Carrocera, ¿cómo planeas equilibrar las diferentes funciones y cuáles serán tus ámbitos preferentes de actuación?

Considero que un Gerente debe ser también el mejor comercial de la empresa. Una de mis encomiendas es la de generar procedimientos alineados entre el Grupo e Insucar. Para ello, es fundamental tener dotes comerciales y ser capaz de motivar al resto del personal de la necesidad de llevar a cabo este proceso o cualquier otro, es más, creo que todos los  trabajadores deben tener dotes comerciales, desde el vendedor de repuestos hasta el de prevención de riesgos. Es una actitud que debe estar implícita en todos los puestos de la compañía en mayor o menor medida, hay que esforzarse en convencer.

El desarrollo de negocio es fundamental para el crecimiento de cualquier empresa. ¿Qué estrategias tienes en mente?

Debemos seguir haciendo bien lo que ya hacemos bien, es decir, si algo funciona, ¿para qué cambiarlo?, no obstante, este planteamiento lleva implícito un continuo seguimiento de la metodología y la mejora continua de nuestros procesos. Nuestra fortaleza es la reparación de chapa y pintura de vehículos y el mantenimiento electromecánico de rampas, puertas y aire acondicionado. Somos expertos en estos servicios y es algo reconocido por nuestros principales clientes.

Disponemos de mano de obra especializada y materiales de primeras calidades que nos posicionan como empresa referente. Desde luego no debemos descuidar esta línea de negocio ni mermar nuestra capacidad de servicio en ella para seguir dando el mismo cuidado a nuestros principales clientes.

Sin embargo, debemos ampliar la mirada para identificar posibles nuevas oportunidades. En Canarias, por ejemplo, tenemos una gran dependencia del transporte aéreo, marítimo y terrestre. Podríamos buscar una rama de negocio adaptando nuestros servicios a contenedores de mercancías, cajas isotérmicas, vehículos industriales, etc. Podemos atender a nuevos clientes con estas características igual de bien que atendemos ahora mismo las necesidades de las guaguas, vehículos de trasporte público o discrecional.

 

Y con 22 empleados bajo tu supervisión, ¿cómo planteas la estrategia?

Pues he puesto en marcha varias iniciativas siempre en colaboración y consenso con otras áreas de la empresa como Recursos Humanos y la Oficina de Desarrollo y Bienestar. Una de ellas, que además me ha sido de gran utilidad operativa y he traído de mis anteriores experiencias, es la creación de reuniones interdepartamentales periódicas. Así, una vez a la semana conversamos con los coordinadores de almacén, taller y facturación para poner encima de la mesa información en común y buscar mejoras colaborativas.

Además, estoy calendarizando reuniones individuales con cada uno de los compañeros, ya que considero que, conociéndolos un poco más, puedo ayudarles a potenciar sus fortalezas y poder reforzar sus posibles debilidades o carencias mediante la formación o la elaboración de protocolos más dinámicos y entendibles. Y todo esto redundará en la eficiencia global de la empresa, sin olvidarme claro está, de sus problemas personales, en los que intentaré dar mi mayor apoyo posible.
Sin el bienestar de los trabajadores, ninguna estrategia que diseñemos podrá llevarse a cabo. Por eso mismo, quiero saber qué opinan del grupo, en qué querrían formarse, dónde les gustaría proyectarse o cuáles son las mejoras que creen que necesitamos.

Esta experiencia me gustaría replicarla cada año. Se trata de una acción más de escucha activa para mejorar el ambiente de trabajo y que se sientan parte del desarrollo del negocio. Hay un gran equipo en Insucar y debemos involucrarlos y hacerlos partícipes del día a día de la empresa.

 

¿Cuáles son los desafíos específicos de Insucar y cómo planeas superarlos?

Ahora mismo el desafío más importante para Insucar es el relevo generacional. En los meses que llevo hemos incorporado a tres profesionales con escasa o ninguna experiencia que tienen por delante el reto de engranarse en un equipo en el que algunos trabajadores llevan más de 30 años en su puesto. Es nuestro deber apoyarles en este proceso a la vez que aseguramos que nuestra calidad de servicio hacia el cliente no va a resentirse en ningún momento.

Este relevo es fundamental para la supervivencia de la empresa y supone un auténtico desafío desde el punto de vista de los recursos humanos. Un reto que se ve agudizado por la situación de un sector en el que las nuevas generaciones se resisten a entrar. Desde las asociaciones sectoriales nos transmiten que pocos son los jóvenes realmente interesados en buscar trabajo en el sector y que, incluso después de haberse formado, se resisten a introducirse en el mercado laboral.

Por eso mismo, estamos en contacto con los responsables de las entidades de FP,s Duales de la comunidad y trabajando en el desarrollo en acuerdos que permitan a los futuros profesionales tener una primera experiencia laboral con nosotros. Queremos atraer talento a nuestro taller y convertir Insucar en una empresa atractiva en la que la gente quiera desarrollar su carrera laboral. Una tarea, que sabemos que no será fácil, pero que es indispensable para nosotros y para el propio sector.

Insucar

 ¿Cómo visualizas el crecimiento de Insucar?

Ahora mismo ya somos un referente dentro del sector de reparación y mantenimiento de vehículos dedicados al transporte de pasajeros. No quisiera perder eso de vista nunca, pero si mirar hacia otros sectores de transporte por carretera o incluso marítimo. Creo que podemos aplicar nuestro buen hacer a otros tipos de vehículos y otros sectores. También queremos visualizar ser referentes en otros ámbitos transversales como son los vehículos eléctricos o híbridos. Mantenimiento, prevención, reparaciones… Es fundamental enfocarnos en esta área de sostenibilidad, muy en línea con los valores de desarrollo y expansión del Grupo, en los que Insucar quiere aportar su granito de arena y participar en proyectos futuros en la medida en que la matriz necesite nuestra implicación.

 

La relación con los clientes es crucial para cualquier negocio. ¿Qué medidas implementarás para fortalecer las relaciones con los clientes y atraer otros nuevos?

Pues vuelvo un poco sobre lo manifestado, ya que me parece fundamental. Debemos ver al cliente como una parte más de la organización. Cualquier gerente debe escuchar siempre cada caso con atención y capacidad de análisis.

Entre las acciones que ya estamos llevando a cabo con nuestros clientes me gusta destacar las reuniones periódicas con ellos en las que están presentes responsables de las áreas de ambas partes que están vinculadas con el servicio que se ofrece. Estas reuniones o visitas deben usarse para reportar la situación en la que se encuentran las negociaciones o estado del servicio, buscar áreas de mejora y descubrir nuevas soluciones que podamos aportar desde la empresa.

 

¿Cuáles son tus metas específicas como gerente? ¿Quieres poner en valor alguna otra cuestión?

Hacer de Insucar una empresa más proactiva en su posible desarrollo, modernización y afrontando la posibilidad de nuevas especializaciones dentro del sector. Todo ello, continuaría poniendo en valor al Grupo Castrosua a través de una oferta de servicios de calidad por parte de Insucar.

Crecer, posicionarnos como talleres de referencia en nuevos sectores aún no explorados y en los que creo firmemente, que podríamos dar un buen servicio.

Quisiera agradecer de manera especial a la propiedad, a Beatriz Castro y Juan Luis, el hecho de que hayan depositado su confianza en mí para gestionar este proyecto. Asimismo, agradecer también a todo el equipo de Castrosua e Insucar que hayan colaborado plenamente conmigo y me hayan hecho muy fácil el proceso de incorporación y bienvenida.

 

¿Qué opináis de la visión de trabajo y de futuro de Inés para Insucar? ¡Estamos atentos a vuestras posibles sugerencias, que nos podéis dejar a través de los comentarios activos en este post!